viernes, 20 de marzo de 2020

La importancia del juego durante el confinamiento


Un microorganismo tan minúsculo como el coronavirus a puesto en jaque a todo un planeta, de manera que se han activado medidas de seguridad nunca antes vistas. El confinamiento en nuestros hogares nos exige algunas medidas excepcionales de adaptación para los mayores y también para los más pequeños de la casa. Para estos últimos, permanecer todo el día en el domicilio familiar puede producir un severo impacto emocional, perjudicando su salud física y mental. La frustración por no poder estar con sus compañeros de clase o incluso el aburrimiento por estar todo el día bajo un mismo techo, son factores que les van a sobrecargar físicamente.

Hoy en día, podemos encontrar recursos online de toda índole, con los que vamos a poder mantener activos a nuestros hijos. Para ello, podemos apoyarnos en plataformas de entrenamiento cognitivo, como Sincrolab o Cogmed, o inclinarnos por los juegos educativos de toda la vida, la lectura, cocinar... Jugar es básico para los menores, y más aún durante el periodo de cuarentena. Una situación tan excepcional como la que vivimos, y que los más pequeños no logran entender, provoca que los niños sientan cierto estrés. Con lo cual, el juego y los juguetes permitirán que los niños puedan expresar emociones complicadas provocadas por el confinamiento, como el miedo o la ansiedad. En este caso, lo más adecuado es fomentar el uso de juguetes creativos, educativos y, si es posible, aquellos donde puedan interactuar con otros niños o adultos.


A su vez, las clases online o los programas a distancia son algunos de los métodos que se están utilizando para que los niños puedan seguir con su proceso de aprendizaje. Esto ayuda a sostener una estructura estable en su rutina y rebajar la ansiedad de padres e hijos. Dichas actividades se deberían complementar con otras acciones, encaminadas a mantener un estilo de vida saludable, también durante el confinamiento. Es importante hacer actividad física, aún dentro de casa, y tener cuidado con la dieta o el sueño.

Asimismo, esta situación insólita nos obligará a intensificar la interacción con nuestros hijos, pues tendremos que reforzar nuestros vínculos con ellos, ya sea a la hora de jugar, leer, cocinar, ver una serie juntos o incluso practicar algún tipo de ejercicio físico dentro de casa. Si conseguimos reforzar nuestros lazos familiares, también estamos ayudando a la salud mental de nuestros hijos en el futuro. En estos momentos de confinamiento global, los juguetes son básicos para que los niños mantengan cierta normalidad en sus vidas y calmen su ansiedad.

Fuentes:



No hay comentarios:

Publicar un comentario